martes, marzo 16, 2010

...


7 comentarios:

german dijo...

probando, probando

javi dijo...

Hola Germán!

De momento vas bien. :)

Siento que Blogger se haya puesto coñazo para meter comentarios, yo he puesto acceso libre a todo, ni verificación de claves ni leches, pero se ve que no...

german dijo...

...por fin puedo escribir en tu blog, a mi no me engañas, estos dibujos son tuyos aunque los intentes disfrazar con narices postizas.
Casi te puedo ver dibujando; una linea que es casi un dibujo... separas la cabeza del papel y la miras...

...un abrazo chavalote.

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Hola Javier.

Te dejo aquí esta contestación por desconocer tu correo electrónico.

Respecto a dejar comentarios en entradas antiguas lo puedes hacer. Cada vez que eso ocurre me llega un correo.

Un saludo cordial.

LaMáquinaInconexa dijo...

El problema no es comprar ladrillo, sino la intervención política que hay detrás.

javi dijo...

Como sea, Alfonso, el caso es que, una vez pillado, con ese lastre hay que manejarse... :)

(pondré más adelante alguna viñeta más centrada que ésta en lo que dices)

Ejhehe, eeeeh.... Francisco ¿a qué va a ser esa casillita que pone 'Enviar por correo electrónico comentarios de seguimiento, etc'? ...Me siento ahora como en esa escena kafkiana en la que se descubre una puerta en el propio dormitorio en la que nunca en la vida habíamos reparado...

Un saludo!

LaMáquinaInconexa dijo...

Cierto, una vez pillado, chungo, chungo... Ahí andamos algunos.

Lo comentaba porque creo que la imagen "ladrillazo" abunda en el discurso políticamente correcto que desvía la atención del problema.

Sin intervención el hombre no estaría tan preocupado, tendría una sola cadenita y más delgada, lo lógico en toda inversión.

Espero esa nueva viñeta :)